Nick Newel, un luchador de artes marciales mixtas amputado congénito, solo necesitó tres minutos para inmovilizar a su contrincante, Corey Browning, durante su debut en un combate organizado por la compañía Bellator el pasado 24 de agosto.

Luego de imponerse en el primer asalto, el vencedor explicó a los medios que había disputado la pelea más grande de su carrera. Según el luchador, triunfar en el evento Bellator 225 era un sueño hecho realidad.

El deportista aseguró que trataba de “contener la emoción” y se encontraba a punto de llorar porque había recorrido “un largo camino”.

Así, Newel confirmó que el inicio de su carrera profesional resultó desafiante porque pocos rivales aceptaban luchar contra una persona a la que le faltaba un miembro. Además, los responsables de la empresa UFC le impidieron participar en sus contiendas.

Con este triunfo, el estadounidense suma 16 victorias en 18 peleas desde que comenzó a competir, en 2009.

Comments

comments