La francesa Stéphanie Frappart marcará el 14 de agosto un hito histórico en el fútbol, al convertirse en la primera mujer que dirige una final masculina de una competición europea: la Supercopa entre Liverpool y Chelsea, en el Besiktas Park de Estambul.

Nacida en Valle del Ois, fue la encargada de arbitrar la reciente final de la Copa Mundial Femenina de la FIFA entre Estados Unidos y Holanda en la ciudad de Lyon. También dirigió la semifinal del Campeonato de Europa femenino de 2017 entre Holanda e Inglaterra.

Frappart liderará un equipo integrado en su mayoría por mujeres. Estará asistida por Manuela Nicolosi, de Francia, y Michelle O’Neal, de Irlanda. Esta dupla también estuvo presente en la final del Mundial del 7 de julio.

El único hombre del equipo arbitral será el turco Cuneyt Cakir, cuarto árbitro del encuentro entre el campeón de la Champions League (Liverpool) y el de la Liga de Europa (Chelsea).

“He dicho en muchas ocasiones que el potencial del fútbol femenino no tiene límites y estoy encantada de que Stéphanie Frappart haya sido nombrada para dirigir la Supercopa de la UEFA de este año junto a las árbitras asistentes Manuela Nicolosi y Michelle O’Neal”, declaró el presidente de la UEFA, el esloveno Aleksander Ceferin.

El jefe de arbitraje de la UEFA, Roberto Rosetti, elogió la capacidad de Frappart como árbitra y dijo que “se merece plenamente” la oportunidad de supervisar un partido de tan alto nivel. “Stéphanie ha demostrado a lo largo de los años que es una de las mejores árbitras, no sólo de Europa, sino de todo el mundo”, aseguró Rosetti.

Comments

comments